IEAMED:
El IEAMED presenta la Pirámide Infantil de la Alimentación Mediterránea

El IEAMED presenta la Pirámide Infantil de la Alimentación Mediterránea

 

Fecha Noticia 10-02-2015

 

Tipo Noticia Novedad

 

A través de ella sabremos cómo seguir unos hábitos alimenticios saludables desde la infancia.

 

La alimentación en los niños es fundamental ya que de ella depende estar sanos y crecer adecuadamente. Una dieta correcta debe contener una gran variedad de alimentos que varían en función de la etapa de la vida en la cual nos encontramos, así pues la cantidad y el tipo de comida no será la misma para un niño, un adulto o un anciano. Por ello, desde el IEAMED hemos desarrollado la Pirámide Infantil de Alimentación Mediterránea, unas recomendaciones generales  basadas en la Alimentación Mediterránea que de modo esquemático a través de una pirámide ayudan a seguir unos hábitos alimenticios saludables desde la infancia.

En la pirámide, los alimentos que están en la base deben consumirse en mayor frecuencia y según vamos ascendiendo el consumo debe disminuir. En el primer nivel, la base, nos encontramos con los cereales y sus principales derivados (pan, pasta, arroz y patatas), hidratos de carbono que contienen vitamina B y e, fibra, proteinas y minerales. Se recomienda consumirlos a diario, principalmente en el desayuno ya que proporcionan energía y son hidratos de carbono de asimilación lenta. También nos encontramos con el agua que se recomienda acompañe todas las comidas para estar bien hidratados. El agua debe ser la bebida habitual del niño y conviene que tome una media de 5-8 vasos al día.

A continuación, en el siguiente nivel nos encontramos con las frutas y las verduras, recomendándose una ingesta diaria de 5 piezas frescas al día bien sea de fruta o verdura. Estos alimentos son ricos en fibra, minerales y vitaminas. La fruta fresca puede también tomarse en zumos naturales, una manera fácil de que el niño consuma el aporte diario necesario.

En el tercer nivel se encuentran los lácteos(leche, queso y leches fermentadas, yogures), alimentos que aportan proteínas, vitaminas del grupo B y minerales como el hierro, zinc, magnesio, calcio y el fósforo muy importantes en la formación de los huesos. Se recomienda tomarlos a diario y que estos sean semigrasos, es decir, leche semidesnatada, yogures y quesos bajos en grasa. Otro alimento muy importante en la alimentación mediterránea y que se encuentra en este nivel es el aceite de oliva que se recomienda sea aceite de oliva extra virgen con objeto de contar con todos sus beneficios nutricionales y su consumo sea diario.

En el cuarto nivel está la carne, que debe tomarse varias veces a la semana pero no todos los días, el pescado que debe alternarse con la carne y las legumbres que deben altenarse a lo largo de la semana con los anteriores. Se recomienda elegir antes pescado, carnes blancas (pollo, aves o conejo)o huevos que carnes rojas ya que contienen una maryor cantidad de grasas saturadas y colesterol. Estos alimentos son ricos en proteínas y hierro por lo que son imprescindibles en la infancia.

Por último, nos encontramos con los refrescos, la comida rápida, las chucherías y los dulces que deben consumirse sólo ocasionalmente, teniendo especial cuidado con la bollería industrial que contiene gran cantidad de calorías vacías y grasas saturadas muy poco saludables.

Por otro lado, el ejercicio físico es un elemento fundamental en unos hábitos de vida saludables y ayuda a evitar la obesidad infantil. Se recomienda hacer ejercicio a diario, practicando juegos al aire libre, dando paseos y haciendo deporte. A su vez, se recomienda limitar el uso de la televisión, los video juegos y los móviles a menos de 2h diarias en total para evitar el sedentarismo.

 



YouTube
Flickr

Aviso Legal